La locutora Pamela Cordero vivió para contarlo

Escrito por: Rafael Pérez Zárate 

Tremendo susto nos pegó la locutora de los 102.7 Pamela Cordero quién en la noche del pasado viernes 11 de enero sufrió un accidente de tránsito mientras se trasladaba del teatro donde labora, rumbo a un restaurante para comer algo después de la función en San José centro.

Foto cortesía de Facebook

Según la Real Academia Española de la Lengua la palabra accidente quiere decir: “Suceso eventual que altera el orden regular de las cosas o acción de que resulta daño involuntario para las personas o las cosas.” Sí, un accidente, algo que no se planea y que además no queremos ser protagonistas ni partícipes pero que lamentablemente ocurren en un abrir y cerrar de ojos por algún descuido o simplemente porque ocurrió y listo.

Hablamos con la locutora de la EXA fm ahora que ya se encuentra mejor y afirmó que uno en la vida no se tiene que tomar las cosas tan a pecho.

¿Qué sintió en el momento del accidente, que pasaba por su cabeza?

Todo pasó tan rápido, solo recuerdo que antes del accidente iba a sacar el celular para enviarle un mensaje a mi novio diciéndole que iba a salir, pero algo me dijo no lo saque porque se le puede ir volando, entonces lo dejé en la chaqueta. Mi amigo iba un poco rápido y pensé voy a decirle que baje la velocidad pero me confié y justo después de eso, sentí donde la moto derrapó y caí en el asfalto, ahí dije, nos matamos. Hasta aquí llegué. Cuando me percaté que aún estaba tirada en la calle, lo primero en que pensé fue “mi bolso” porque  ahí andaba documentos importantes y dinero que no era mío.

 

¿Para donde iba?

Íbamos a Curridabat a comer sushi.

Foto cortesía de Pamela.

 

¿Lleva la protección adecuada para andar en moto?

El sí, andaba con guantes y chaqueta, yo solo llevaba el casco, por suerte fue un buen casco, con sello DoT

 

¿Cambia la perspectiva de vida después de un accidente?

 

Por supuesto, saber que uno estuvo a punto de morir te cambia todo. Varias personas nos auxiliaron y yo decía tranquilos estoy bien pero por dentro estaba tan vulnerable, tan frágil, las lágrimas se me salían solas. No pensé en nadie, ni en mi mamá ni en mi papá, solo pensé en mí y en qué casi quedó ahí o muerta o sin poder caminar. A veces nos valoramos tan poco ¿Cómo es posible que estuve más pendiente del bolso que de mí? Eso me abrió los ojos. Y me hizo pensar que seguimos siendo la misma sociedad consumista. También me impacté mucho al ver que las personas que nos auxiliaron se salieron del bar donde estaban para ayudarnos. Me dieron agua y hasta un sirope para que yo volviera en mí. Estuvieron ahí, hablando conmigo para que no me desmayara de nuevo y hasta un sweter me dieron. Ellos dejaron su trago y si fiesta por ir a ayudar.

Foto cortesía de Pamela.

¿Qué cambiaría ahora de su vida después de semejante susto?

 

Varias cosas, la más importante es avisar para donde voy antes de salir, la segunda es no llevar muchas cosas importantes en el bolso. También hacerle caso a la intuición por más tonto que parezca. Ayudar a los demás cuando se encuentren en una situación similar. Nunca sobran manos, de verdad que cada persona cuenta y lo más importante activar la cobertura de Dios TODOS LOS DÍAS. Y como dice el refrán, disfrutar de cada día como si ese fuera el último. De verdad que cualquier día puede ser el último día y ahí ya no hay nada que hacer, ya todas las preocupaciones dejan de importar, el estrés pasa a décimo plano y hasta las deudas son  cosas que no tienen valor.

 

¿Se volvería a subir en una moto?

No, después de verme las piernas como quedaron, no, no creo que lo vuelva a hacer.

Foto cortesía de Pamela.

 

¿Qué consejo le daría a alguien que está pasando en este momento una situación como la suya pero quizás más grave?

 

Qué agradezca a la vida, al universo, a Dios o a lo que le tenga fe de estar vivo. Que trate de no recordar el momento, porque eso lo trauma a uno. Que por favor tenga un seguro de vida. Que anote las cosas buenas después del accidente y que no piense en lo que perdió. Que ahora la vida le cambió y que es momento de escribir un capítulo diferente a partir de ese evento. Qué AME MÁS mucho más. Que le diga a su mamá y a su papá cuánto los ama todos los días y que se diga al espejo cuánto se ama, que pronto saldrán de esta y a la familia que sean empáticos, que traten de no estar recordando el momento y que tampoco nos regañen, uno sabe que lo hacen por amor, pero resulta como dicen: “meter el dedo en la llaga”. Que nos desapeguemos de las cosas materiales y empecemos a cultivar nuestro espíritu, amándonos y respetándonos.  Y bueno, si la persona quedó con ganas de seguir en moto pues la recomendación es que invierta en chaquetas, botas, coderas, buen casco, uno sabe que no son baratas pero puede salvarte de mucho. Y si sos como yo que te gusta (BA) andar ahí, una realidad es que el acompañante SIEMPRE se lleva la peor parte. Mejor no jugársela. La vida no tiene precio.

Lo más visto

Titicupon